Dejar de morderse las uñas es posible. Un ejemplo real de onicofagia

Estás aquí: