La depresión se suele manifestar con estado de ánimo triste, sentimientos de vacío, irritabilidad, disminución del interés por casi todas las actividades, pérdida o aumento acusado de peso, pérdida o aumento de apetito, insomnio o hipersomnia, sensaciones de inquietud o de enlentecimiento, fatiga, sentimientos de inutilidad o de culpa, disminución de la capacidad de concentración, indecisión y pensamientos recurrentes de muerte.

Se pierden reforzadores y se percibe esta pérdida como crítica, además la pérdida produce un gran impacto emocional con pensamientos negativos tales como “es por mi culpa”, “soy un desastre” y sensaciones emocionales y fisiológicas desagradables como ganas de llorar, insomnio y apatía.

Como consecuencia de esto aparece la inercia y se dejan de hacer actividades gratificantes, lo que origina más pensamientos negativos y sensaciones desagradables.

Efectos psicológicos de la depresión

Depresión